Política

TAFÍ VIEJO

Ariel Osatinsky: "Es una locura que pretendan expulsar a 800 militantes del Partido Obrero"
Hoy los dirigentes del Partido Obrero de Tucumán Daniel Blanco, Ariel Osatinsky, entre otros, dieron una conferencia de prensa para clarificar la crisis interna del partido y se refirieron a las casi 800 expulsiones a nivel nacional y local

JUEVES 04 DE JULIO DE 2019 · 14:29 HS

La crisis interna en el Partido Obrero tuvo un efecto impactante en Tucumán cuando se conoció la noticia de la intervención de la organización en la provincia y la expulsión de una gran mayoría de sus militantes y dirigentes históricos. Esto se produjo luego de que la Dirección Nacional del Partido dejara fuera a "Altamira y su grupo", luego que que pidieron "ser una Fracción" dentro de la organización de izquierda. Lejos de acatar las medidas de la Dirección Nacional, el Partido Obrero del distrito local decidió no hacer caso y "seguir dentro del partido". 

Daniel Blanco, dijo al respecto: "Queremos dar nuestra visión sobre esto que es noticia nacional, de una crisis política que enfrenta el Partido Obrero, posiblemente la más importante de nuestra historia. Estamos asistiendo a un hecho inédito, donde alrededor de mil compañeros (más de un tercio de los militantes de nuestro partido) están siendo expulsados, desde su fundador (los fundadores en el caso mío) simplemente para clausurar, evitar, que haya un debate político sobre caracterizaciones, estrategias, programas, consignas, sobre el proceso político que es una crisis excepcional que recorre nuestro país y que obliga a cualquier fuerza política de izquierda al enorme desafío (donde las fuerzas tradicionales se encuentran fracasando una tras de otra) frente a una economía que se hunde y que plantea a los ojos del país un problema de poder”. 

Sobre la cuestión específica en la provincia, dijo: "La situación es que un núcleo de 6 o 7 compañeros, frente a un grupo de 250 militantes, desde arriba, el llamado Comité Central se ha decretado la intervención de nuestro distrito en los términos legales. O sea, nosotros tenemos una personería que nos permite y nos ha permitido ir a las elecciones, entonces se lo interviene, lo cual representa un salto en la degeneración programática de quienes dicen dirigir al partido. Porque nuestro partido siempre se caracterizo por ser un Partido independiente del Estado, de los Gobiernos y por lo tanto no atarse a los problemas y darles una salida a los debates y no así que intervenga al Estado en nuestros problemas. Nosotros luchamos contra el Estado, que representa los intereses de los capitalistas, no de los trabajadores. Hoy el Estado va a hacer lugar para que nuestro Partido tenga un interventor, en este caso Martín Correa, que no fue electo cuando fueron consultadas las bases de nuestra militancia para el Congreso último del Partido, no fue electo delegado. Se lo nombra a dedo, esto es tirar al tacho de basura lo que ha sido tradición en nuestro Partido durante 55 años, que tiene un estatuto, es un estatuto democrático. Nosotros hemos pedido el derecho a fracción, o sea el derecho a poder organizar de una manera fraternal, ordenada, el debate político de las distintas posiciones que hay de uno y otro lado. Eso está reconocido en nuestro estatuto, cuando lo hicimos, desde la Dirección dijeron lo siguiente 'esta gente se quiere ir del Partido', y nosotros hemos proclamado que nosotros no nos vamos del Partido, somos el partido. Queremos que se impongan el levantamiento de todas las sanciones a estos mil, que durante muchos años han sido separados simplemente por tener un pensamiento divergente con el pensamiento desde arriba, estamos en contra que se imponga una doctrina totalitaria en nuestro partido, porque nosotros luchamos (yo se lo puedo decir) con cuerpo propio contra toda forma de totalitarismo, contra la Dictadura Militares y no vamos a permitir que en nuestro partido haya un régimen que ha caracterizado no a los partidos socialistas sino a los Partidos Stanlinistas. A los partidos donde había una voz desde arriba de orden y desde debajo de obediencia, el que no acataba fuera, se lo mandaba a Siberia en el caso de la Unión Soviética”. 

Por su arte, Ariel Osatinsky agregó: “Mi opinión es que es una locura que pretendan expulsar a 800 militantes que, como dice el Estatuto de nuestro Partido, tienen el derecho a organizarse en una fracción y seguir adelante en un debate político. Quiero decir lo siguiente, Daniel por ejemplo tiene una opinión política, a veces yo tengo una, muchas veces no coincidimos, sin embargo estamos unidos en una misma lucha, esto es elemental, estar unidos en todas las acciones que llevamos adelante más allá de un debate político. Es lo que insisten los 800 que integran la Fracción y muchos otros cientos más como en el caso mío, de que cree que este derecho es elemental y que debemos estar unidos. Estoy en contra de todos estos tipos de métodos que son ajenos al Partido Obrero, como ingresar a los locales como el nuestro, a la madrugada robaron materiales, computadores y cosas de valor”.

Luego prosiguió: “El Partido Obrero en Tucumán sigue actuando, obviamente hay un debate en muchas provincias y quiero destacar los siguiente, bajo ningún punto de vista los que integran la fracción, o en el caso mío, hemos hecho algún tipo de acción contraria a lo que fijó el Congreso de nuestro partido. Todos estamos comprometidos con la Campaña que lleva adelante el Frente de Izquierda y de los Trabajadores - Unidad. Como ustedes saben yo soy candidato de Diputado Nacional en primer término. Entonces, lo que hay aquí es la solicitud para un debate de un conjunto muy importante. Ustedes creen que  realmente se puede tolerar y aceptar la expulsión de referentes, dirigentes sindicales, compañeras de enorme importancia hacia la lucha del movimiento de mujeres”. Al hablar de responsables, agrega: “Hay un sector de la conducción de nuestro partido que está actuando de esta manera, no digo todos porque hay gente muy importante que es parte de nuestra Dirección, como el compañero Alejandro Crespo, que es Secretario General del SUTNA de Buenos Aires, que dijo que los métodos que están usando no son los correctos y no está de acuerdo”.

Alejandra del Castillo, dirigente del Partido Obrero y quien lleva las cuestiones legales sobre la Personería Jurídica del mismo, comentó cómo fue el accionar de la intervención: “Se nos comunicó el día lunes -personalmente a mí, que soy la que realiza los trámites de la legalidad del Partido en la provincia- informándonos que estaba intervenido el Partido a nivel de la justicia y que me invitaban a que entregue la documentación porque si no me iban a iniciar una demanda hacia mi persona, que no era una amenaza pero que yo tenía que saber porque me iba a enfrentar a las consecuencias si no lo hacía. Luego, nos asesoramos legalmente para justamente pedir rechazar esta intervención y estabamos en plazo de efectivamente recurrir esta medida en la justicia y me volvieron a llamar diciéndome que acá la justicia no tenía nada que ver y que si no entregaba ya, me mandarían una carta de documento. Hecho que consumaron, el día de ayer llegó la carta documento donde me dan 24 horas para que entregue la documentación y si no lo hago está la posibilidad de iniciar una demanda. Entonces, primero está la intervención de esta manera, y segundo implica la intervención del Estado, en este caso de la Justicia, en la vida partidaria. Incluso hemos accedido a la documentación de la intervención donde vuelcan información de la vida interna partidaria y dan datos sobre militantes, lo que es un grave peligro si el Estado efectivamente quisiera avanzar sobre ciertos militantes porque dan información servida para que inicien persecuciones acciones contra quienes enfrentamos en las calles los distintos atropellos que se cometen aquí en Tucumán y a nivel nacional. Esto tiene esta gravedad, a lo que se suma el ingreso a nuestro local donde se han robado valores, bienes de importancia para nuestra organización y que son del aporte colectivo que realizamos los militantes a nuestra organización y que bajo ningún punto de vista son propiedad del Comité Central, del grupo que actualmente dirige el partido. Denunciamos este hecho y que intentaron quitarnos el local porque habían cambiado las cerraduras y habían puesto candados, que por supuesto nosotros rechazamos este accionar y hemos vuelto a ocupar este local donde funciona gran parte de la organización, entonces estamos ante este tipo de atropellos que son a toda la militancia, dirigido a referentes y dirigentes involucrados”.

Con respecto a los pasos a seguir, comentó: “Nosotros defendemos la pertenencia al Partido Obrero, no nos vamos a ir porque no aceptamos una expulsión, y defendemos la tradición histórica y la construcción militante de nuestra organización. Vamos a dar toda la lucha en términos políticos legales para sostener esta organización que tanto esfuerzo ha llevado, muchos militantes no estamos dispuestos a entregarla a un grupo que se arroja la representación, porque efectivamente no fue consultada la organización respecto a todas estas medidas, e incluso no fueron consultados los partidos hermanos a nivel internacional, que en este caso están solicitando que se dé marcha atrás con las expulsiones y que se dé lugar a un debate colectivo internacional” concluyó.